miércoles, 2 de septiembre de 2015

Ascensión al Midi d'Ossau por la Normal | FOTO Y VIDEO


Difícil dejar pasar la propuesta de subir a uno de los más míticos y bellos montes de todos los Pirineos, el Midi d'Ossau. Y no lo hice, allí que nos fuimos subiendo por la Normal.

ACCESOS Y PREVIO: REFUGIO DE POMBIE
El viernes a las 20:30 llegamos al parking de Anéou, dejamos las furgos y damos el último vistazo a las mochilas. Sin perder mucho tiempo ponemos rumbo hacia el refugio de Pombie, que nos servirá para quitar mañana una hora de ascensión y, sobre todo, más de 500 metros de desnivel positivo.
Mientras vamos subiendo la noche se hecha encima, pero tenemos la suerte de que hay una luna llena impresionante, lo que nos permite llegar hasta el refugio sin encender los frontales. Una vez allí, buscamos un hueco sonde poder echar los sacos. Pero se nos ocurre entrar a preguntar al refugio y resulta que, pese a lo que nos habían dicho por teléfono, tienes plazas libres en la parte que se queda abierta en invierno. Tres dormiremos dentro y el otro prefiere dormir al raso, para disfrutar de la agradable noche que hizo. Todos soñaremos con la cercana ascensión al codiciado Midi d'Ossau.

Salida desde el parking de Anèou, ya con el Midi a la vista.

Últimos momentos de luz de la tarde para salvar la hora y poco hasta el refugio de Pombie.



DESCRIPCIÓN DE LA RUTA
Madrugamos solo lo justo, tratando de evitar el calor y la gente, sin tener muy claro cuál de las dos razones pesa más en la decisión. A eso de las 07:15 estamos ya andando, dispuestos a atravesar la inclinada pedrera de La Grande Raillère. Una buena forma de calentar los tobillos.
Ya por camino más cómodo y en apenas 40 minutos desde que abandonamos el refugio de Pombie, alcanzamos el collado de Souzon. Cien metros de desnivel más que metemos a la saca. La aproximación sigue por la cresta herbosa en dirección Este, directa hacia la cara NE del Midi.
En la base de la vía, junto a la placa conmemorativa de un montañero fallecido aquí, nos colocamos el material y aprovechamos para re-desayunar, que el Midi mola pero yo tengo mucha hambre.
La parte de escalada en esta ascensión comienza unos metros a la derecha de la placa, tomando primero una vira rocosa diagonal y eligiendo una chimenea de las dos existentes a continuación. Pasos de II+ o III según la variante escogida y unos 10 metros de largo. No hay instalación preparada por aquí, pero es fácil encontrar un sitio donde montar algo. Si se prefiere, se puede subir por la izquierda de la placa, variante algo más pulida pero que cuenta con una clavija e instalación de reunión/rápel.
Recorremos el sendero marcado con tendencia a derecha para encontrar la segunda chimenea, de unos 20 metros y con dos alternativas casi juntas. A la izquierda un diedro muy marcado y a la derecha una línea más abierta pero de cantos grandes y sólidos. Ambas opciones tienen grado II y en la parte superior existe igualmente una instalación para asegurar la subida de los segundos o para preparar un rápel.
Hasta la tercera chimenea nos quedan unos cuantos metros de avance por sendero y entre piedras. Aunque la chimenea propiamente dicha tendrá unos 25 metros, el acceso hasta ella nos obligará a echar mano al suelo varias veces. A lo largo de este tramo encontraremos pasos de I+, aunque podemos complicarnos un poco más al gusto tendiendo a subir más a la izquierda. El final de la chimenea será claramente reconocible por la Cruz del Portillón... y porque se acaba la chimenea. La citada cruz será de gran ayuda en días de visibilidad reducida ya que indica el comienzo de la tercera chimenea en bajada.
Por delante la poco agradable pedrera de la Reine du Pombie, con innumerables posibilidades de ascenso y miles de piedras para que resbales, tropieces o te golpees. Ya en lo más alto de ella, nos resta un pequeño destrepe y una posterior trepada en los que nos debemos descuidarnos ya que, no siendo dificiles, tienen cierta exposición.
Y tras 3 horas desde que iniciamos la marcha, alcanzamos la cima del Midi d'Ossau. Una de esas cumbres que deben figurar en el palmares de todo montañero. Esas grandes, famosas y codiciadas cimas que tienen bien justificada su historia, su admiración y sus tintes heroicos. Gozamos de unas increíbles vistas hacia Balaitús, Vignemale, Infiernos. Hacia Mesa de los Tres Reyes, Anie, Bisaurín.

Pasamos una media hora en la cima, entre disfrutar de ella y disfrutar de la comida. Pero decidimos emprender la bajada para evitar demasiadas colas en los rápeles. Nosotros decidimos rapelar las 3 chimeneas, aunque son perfectamente destrepables si se tiene cierta práctica. Las instalaciones están en buenas condiciones aunque hay que estar un poco atentos para encontrar alguna de ellas. En la tercera chimenea hay dos reuniones, la primera indicada con una flecha plateada y la segunda (la inferior) se alcanza bajando hacia la derecha de la pared a unos 30 metros largos de cuerda. ¡Ojo que igual os toca destrepar unos metros!
El rápel de la primera chimenea se hace por la línea que queda a la izquierda de la chapa y está formado por unos cordinos colocados en una repisa.
A partir de aquí, seguimos deshaciendo el camino, en nuestro caso con parada en el Lac de Pombie para pegarnos un pequeño remojón, o un remojón completo, a gusto del que se remoja. Aprovechamos para comentar las líneas que surcan la pared y que seguramente soñaremos con hacer esta noche.
En poco más de una hora estaremos de vuelta en las furgos, con los deberes bien hechos y llenos de orgullo y satisfacción.


DATOS DE LA RUTA
  • Distancia: 15 km
  • Desnivel: 540 m | 830 m
  • Tiempo empleado: 1:10h | 7:30h en movimiento
  • Cimas: Midi d'Ossau.
  • Dificultad: PD. Desnivel ya importante. Terreno con bastante pendiente en general, con tramos de trepada hasta grado II+. Requiere soltura en terrenos verticales y conocimiento en técnicas de descenso con cuerda.



CROQUIS DE LA RUTA

Vista desde el collado de Souzon.


VÍDEO DE LA RUTA:

En cuanto encuentre un rato (o dos) para editarlo.


FOTOS DE LA RUTA:

Comenzamos la marcha sin haber madrugado demasiado, aunque los rayos de sol aún no inciden sobre la pared del Midi.

Recorrido de aproximación a la vía Normal y trazado de ésta que queda oculto.

El Sol parece que quiere asomar tímidamente.

Ya vemos perfectamente la cara en la que se dibuja nuestra vía.


Pie de vía (marcado por la placa de la zona de roca anaranjada). Engorile Mode = ON.

Isaac entrando en la opción que queda más a la derecha, despues de haber salido también hacia la derecha de la placa. Rondará el II+.

Abraham monta una reunión para asegurar a su padre. Su línea resultó algo más complicada.

Voy tirando por terreno más sencillo hacia la 2ª chimenea. Mirando atrás veo a mis compañeros.

Primer plano en contrapicado de la segunda chimenea con los inicios de las dos variantes señalados.

Salimos por arriba y vuelven a mezclarse las zonas pedregosas...

... con senderos más tendidos.

Vista de la Cruz del Portillón señalando hacia la entrada de la tercera chimenea en bajada.

Al parar a comer, nos juntamos ya con otros grupos que suben.

Somos unos cuantos subiendo por la nada agradable Reine du Pombie.

Ya casi estamos. Destrepe y trepada previos a la cima.

Foto de cima, Midi d'Ossau.

Vistas hacia Bisaurín, Mesa de los Tres Reyes,...

Por allí andan Balaitús, Infiernos,...

Y también vemos el punto desde el que salimos ayer.

Rapelamos todas las chimeneas. Aquí el inicio de la tercera (primera bajando). Hay que bajar por la parte derecha del canal para poder llegar a la segunda instalación.

Hay tramos que toca destrepar.

Son muchas las líneas posibles. Por allí van los de Burgos.

Que les da por ponerse al contraluz y aportar un toque épico a la bajada.

Mis compis montan el rápel de la segunda chimenea. Creo que no pegue un palo al agua en toda la bajada.

Vistas hacia el Lago y el refugio de Pombie desde la repisa del último rápel.

Y el atasco que ya empezaba a formarse en la segunda chimenea con unos bajando y otros subiendo.



ENTRADAS RELACIONADAS: