miércoles, 1 de febrero de 2012

Taillón (3.144m)

En Agosto, después de hacernos las primeras etapas del Camino de Santiago, nos fuimos una semana a disfrutar de los montes en Pirineos. Con las ideas más o menos claras, pero sin una definición exhaustiva, pusimos rumbo al departamento francés de los Altos Pirineos. Los primeros días éste sería nuestro campo base.
Salimos después de comer y alcanzábamos el primer lugar donde dejar la furgo a última hora de la tarde, con el tiempo justo para subir a ver la que sería nuestra primera actividad de las vacaciones, la ascensión al Taillón (3.144m). Se iba a convertir en el primer tresmil que hacíamos, esperemos que de una larga lista.
El día del viaje, cenamos dentro de la furgo en el Col de Tentes, viendo lo que nos aguardaba al día siguiente. A pesar de ser agosto las temperaturas a esas horas y a esa altura eran frescas. Para dormir bajamos, ya de noche, al parking de la estación de ski de Gavarnie, sembrado por un buen número de autocaravanas y furgonetas cuyos ocupantes hacían vida en el interior de los vehículos al resguardo del frío.

No madrugamos demasiado, en torno a las 7:30 sonaba el despertador para ponernos en marcha. No teníamos excesiva prisa ya que la ruta completa se estima en unas 6 horas de marcha, aunque nosotros calculábamos algo más de tiempo. Entre unas cosas y otras comenzamos a andar cerca de las 9:30, después de desayunar, recoger la furgo y lavarnos un poco para espabilar.
El recorrido nos lleva por pista asfaltada hasta el puerto de Bujaruelo, frontera con España y punto en el que los caminos para subir por esta vertiente al Taillón, confluyen. Aquí giramos en dirección Este, siguiendo el HRP (en castellano, Alta Ruta Pirenáica) avanzando ya por senderos marcados en las faldas del monte. Aún encontramos nieve en los puntos habituales, entre ellos en el glaciar del Taillón.
Subimos hacia el Col de Sarradets, donde se encuentra el refugio del mismo nombre, salvando las cadenas instaladas de forma permanente junto a las típicas cascadas formadas por el deshielo. Encontramos el refu en pleno funcionamiento, con gente que hace un descanso al pasar y con sus inquilinos temporales pasando la mañana.
Las vistas desde este lugar son impresionantes: el circo de Gavarnie y sus interminables cascadas, las atrayentes paredes del pico Sarradets, la famosísima (desde luego merecidamente) Brecha de Rolando, nuestro objetivo del día, el Taillón...
Emprendemos la potente subida por pedrera hacia la conocida brecha provocada por la espada del sobrino de Carlomagno, Rolando, al intentar destruir su arma al final de la Batalla de Roncesvalles. Un escaso medio kilómetro en el que salvar un importante desnivel y con un terreno muy poco estable que pone las piernas a tono.
Desde este hito pirenáico hasta la cima del Taillón, el camino es fácil, rodeando la Punta Bazillac y El Dedo, con un par de puntos donde quizá haya que verse obligado a echar la mano por seguridad. La dificultad, en cualquier caso, no es nada elevada.
La cumbre se holla tras una nueva pedrera, la que puebla la cara SE del monte, que no tiene ninguna particularidad reseñable. Por fin alcanzábamos cima superando los 3.000 metros, aunque no quisimos saborearla durante mucho tiempo por miedo a complicaciones de la meteo. Así que vuelta para abajo por el mismo camino tras comer y beber algo en la cima y observar lo que pudimos a nuestro alrededor.
No tuvimos ninguna complicación en el regreso, aparte del retraso que nos supuso tener que avanzar tras una pareja de avanzada edad que se atascó en cierta medida al cruzar el nevero que persistía en la bajada hacia el refugio de Sarradets.
Llegamos a la furgo bastante tarde, rondando las 18:00, tras haber hecho 3 paradas grandes (de más de 20 minutos cada una) y yo con ciertos problemas con mis rodillas en los últimos kilómetros del descenso.
Buscamos un sitio un poco resguardado donde asearnos tranquilamente en la furgo, envueltos en una espesa niebla. Mientras, preparamos una merienda-cena potente que nos tomamos con unas cervecitas antes de bajar de nuevo al parking para dormir.

Vista del recorrido desde el Col de Tentes

Por pista asfaltada hacia el puerto de Bujaruelo


Pobladores habituales de la zona: las marmotas

Vistas desde el puerto de Bujaruelo hacia España

Avanzamos entre un mar de rocas


El camino es evidente debido al paso de la gente


Subiendo por las cadenas del glaciar del Taillón

Glaciar del Taillón, con sus nieves perennes

Refugio de Sarradets o de la Brecha de Rolando

Vistas hacia el circo de Gavarnie y el macizo de Marboré

Mirada atrás subiendo por la morrena

Atravesando un nevero, camino a la Brecha de Rolando

Paso de los Sarrios en la vertiente española


Otro de los hitos del recorrido, el Dedo del Taillón

Camino de la última pala, que se haría pesada

Cima del Taillón a 3.144 metros

Interminables vistas al Norte


Afrontamos el descenso convenientemente abrigados

Cruzando al país vecino por la brecha de Rolando

Bajada concurrida hacia Sarradets

Dejamos atrás el refugio

Eva usa las cadenas para bajar


Las nubes remontan el valle de Pouey D'Aspe

Te puede interesar:
Información de Gavarnie = link a la web oficial
¿Dónde comer? = Gavarnie es un pueblo basado en el turismo y plagado de restaurantes.
¿Dónde dormir? = Con furgo o autocaravana, en el parking de la estación de ski de Gavarnie (5€) o en el propio Col de Tentes.

DATOS DE LA RUTA
Distancia recorrida = 16 kilómetros.
Desnivel acumulado= 910 m.
Tiempo invertido =
8:30 (con 1:30 horas de paradas).
Material = Ninguno (bastones recomendables). Si el nevero en la brecha de Rolando está helado puede requerir crampones.
Dificultad =
Fácil, con un desnivel importante y algún paso "de valor".
Track GPS = link a Wikiloc.

3 comentarios:

  1. Tanto Gavarnie como el Taillón, son dos pendientes que tengo desde hace bastante tiempo, en el mapa salen muy cerca de Aragón, pero para ir hasta Gavarnie hay que dar una vuelta de mis narices. Buena subida, solo con ver la Brecha, ya merece la pena, por cierto, veo que crampones y piolet en esa época del año no hacen falta ¿no?, saludos

    ResponderEliminar
  2. Bien entrado agosto, o en septiembre, el nevero persiste, pero es franqueable sin necesidad de crampones. Llevar el piolet en la mano para frenar una posible caída no está de más, pero no lo veo indispensable.
    Anímate, es una pasada cruzar ese paso tan famoso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estupendo blog con actividades culturales y deportivas muy interesantes. Tienes un seguidor más :) ¡Saludos!

    PS: Bonita subida al Taillón por la clásica de la vertiente francesa. Las fotos, espectaculares. Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.