miércoles, 4 de marzo de 2009

Ordino, Andorra (IV)

Día 4: Pal
Después de la paliza del día anterior, no quisimos madrugar mucho. Bajamos a desayunar tranquilamente mientras sopesábamos las opciones de snow disponibles. Según al parte al que tuvimos acceso de primera mano:
  • Sector Pal: abierto un 75% aproximadamente.
  • Sector Arinsal: abierto un 10% aproximadamente.
  • Sector Arcalis: abierto un 25% aproximadamente.
Aunque nos apetecía probar Arcalis, que teníamos entendido que daba más juego para el snowboard, no tenía mucho sentido subir ya que ese 25% se correspondía con unas 7-8 pistas escasas. Además el trayecto a Pal estaba mucho mejor que el de Arcalis.
Así las cosas preparamos los equipos, quitamos un poco más de nieve de encima de la furgo

y nos fuimos con ella hasta La Massana. Volveríamos a coger el huevo allí, porque supone una posibilidad más cómoda que subir hasta la estación con el coche.

Nuevamente hicimos uso de un vale 2x1 para obtener los forfaits, ahorrándonos así 36€ más (ya teníamos la tarjeta con lo que no hubimos de pagar los 3€ que cuesta).
Al llegar arriba, a la estación, ya se puede ver cómo hay más gente que el día anterior. Mejores condiciones climatológicas, las noticias enseñando el paquetón recién caído y el pre-finde, animaron a mucho a darse una vueltita por las pistas.
Enseguida nos dispusimos a ir a la parte alta, al Pic del Cubil. Para ello, iniciamos el día bajando por El Beç() y cogiendo el telesilla La Serra hacia El Gall(). Llegaríamos al pico montados en el telesilla El Cubil.
Desde allí estuvimos tentados de pasar al sector Arcalis, pero se accede a él mediante un remonte (una percha) y no somos muy duchos en la materia. Aparte de este gran handicap, el hecho de que pocas eran las pistas que podíamos disfrutar en él, con que lo mejor era quedarse uno donde estaba.

Descendimos por La Tossa() y El Coms() hacia Cubil(), pasando por un par de fuera pistas en los que nos quedaríamos casi atrapados. Más de medio metro de nieve encima de las tablas y a hacer mucha fuerza para conseguir salir.
Como parecía que no íbamos a tener energía como para aguantar esas condiciones todo el día intentamos hacer solo pistas y estuvimos unas horas en la mitad alta de la estación.
En lugar de hacer una parada larga a comer, hicimos varias cortas en las que íbamos picando un poco de lo que teníamos: fruta, barritas y un bocadillo que compramos en la cafetería de Pla de la Cot, a más de 4€ la unidad, insultántemente pequeña ella.
A pesar de habernos propuesto el ir tranquilos, llevábamos toda la mañana picándonos el uno al otro con saltos, giros, paredes, manuals (que debo decir, aunque no lo reconoceré en público, que Eva saca más largos que yo). Por eso andábamos un poco engorilaos y ninguno de los dos quería decir basta.

Finalmente recogimos los trastos subiendo en el último telesilla que dejaban ir hacia arriba y repitiendo por enésima vez esa tarde la pista de El Besurt II(), que tal y como estaba la nieve daba muchísimo juego


como se aprecia en el video de Eva haciendo sendos frontsides.
A la vuelta dejamos las tarjetas, reembolsándonos los 6€ por las dos y regresamos al parking a por la furgo, que esperaba de esta guisa

Como habíamos comprado un ticket para el aparcamiento en las ventanillas de la estación (sale rentable a partir de que permaneces 7 horas aparcado y cuesta unos 9€) nos quedamos en La Massana a echar una cañita antes de volver al hotel. Entramos en un bar que habíamos visto un par de días antes y que tomaba el nombre prestado de un bar muy famoso en la televisión de los 80: Cheers.
Para ser sinceros no quedamos muy halagados con el lugar. La chica que estaba tras la barra tardó más de 3 minutos en venir a atendernos porque estaba tomándose una cerveza con tres chicos que le calentaban... la cabeza, para luego acercarse y no ser muy amable precisamente.
Llegamos al hotel con tiempo para poco más que ducharnos y bajar a la última cena que tendríamos allí.
La verdad... no recuerdo la película de esa noche.


Descarga en pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.