lunes, 3 de enero de 2011

Escalada en Anguiano

Con el recién adquirido gusto por la escalada tras realizar un curso a través de Logroño Deporte y la práctica obtenida con las citas habituales en el rocódromo de Las Gaunas, estábamos listos para enfrentarnos a la fría y dura roca.
Aún siendo mala época para la escalada, no pudimos aguantar el ansia de probar a trepar por presas que no fueran de fibra y, guiados por el que fuera nuestro monitor en el citado curso, nos acercamos a la escuela de Anguiano. Es la más indicada de la zona para ejercitarse en invierno, dado que muchos de sus sectores permanecen al sol todo el día. Es muy nueva, empezó a equiparse por el 2004, y cuenta con vías desde los quintos hasta algún 8º.
Dejamos el coche en el aparcamiento de la carretera general, junto al restaurante La herradura donde se puede consultar la guía de escalada de la escuela. Tras tomar un segundo desayuno nos encaminamos hacia los sectores elegidos para nuestro debut.

Ver Sectores en un mapa más grande
La aproximación es casi inexistente, pues nada más pasar el puente nos plantamos debajo de las paredes a las que nos íbamos a encaramar.

El primer sector en aparecer sería el nuestro: El Molino. Nos aproximamos a la base y empezamos a acomodarnos.

Tras mirar la guía un poco nos decidimos por una vía sencilla (sobre el papel) y de nombre resultón:

Se trata de un grado V+ de unos 25 metros de altura, representado aquí en un conato de croquis realizado por un humilde servidor.

Dejamos a nuestro experto guía/compañero que nos montara la vía para poder escalarla nosotros en top-rope.

Una vez montada esa vía, nos dejó también preparada Cueva Mori, otra V+ algo más cortita, para poder hacer dos cordadas y escalar más seguido. Cuando las dos estuvieron listas llegó el turno de los noveles. Yo por una:

Y Vane por otra:

Empezamos a subir poco a poco, peleando cada metro y sopesando cada cambio del centro de gravedad, afianzando bien los pies y asiendo con fuerza cada presa de manos. Nada más empezar Pachamama, llegaba uno de los pasos que más costó de la vía, tanto físicamente como psicológicamente al empezar a vernos separados del suelo.

El conseguir pasar ese punto otorgaba una pizca de moral y te permitía afrontar con más confianza el resto de los pasos.

El final de la vía se vuelve más fácil y se convierte casi en un trámite. Una vía algo más dura de lo que esperábamos en nuestro bautizo de roca, pero que nos hizo sufrir y disfrutar.

Uno a uno, fuimos pasando por las cordadas, tanto asegurando como escalando. Eva fue la siguiente en Pachamama, que tuvo sus más y sus menos con el complicadillo inicio.

Y después llegaba el turno de Vane, que pasaba el escollo no sin trabajo.

Fuimos haciendo rotaciones para ir asegurando y escalando casi sin parar. Eva se encargaba aquí de asegurar a Álvaro.

Hector se enfrentaba a su segunda vía del día.

Y la resolvía con éxito en poco tiempo.

Cuando hubimos pasado por ambas vías decidimos cambiar de sector en busca de nuevas rutas y de algo más complicado para que David pudiera disfrutar también. Nos acercamos hasta el sector El Panel, donde dejamos montadas las vías Avelino y su tambor (V+) y Novatada (6a).

Ésta sería la más orientada a nosotros, con una roca dolorosa pero en la que abundaban los cazos. Para que nuestro aperturista pudiese sufrir también un poco, eligió la ya mencionada Novatada, más inclinada pero con agarres más justitos.

Se aprecia la inclinación de la pared y se ve que las presas son más de dedos que de manos enteras. Más técnica pero menos dura para los brazos.

A escasos metros Eva se enfrentaba a los 2 o 3 pasos un poco más complicados de la vía, en los que estirarse era fundamental.

En ocasiones el equilibrio y los movimientos pausados se volvían imprescindibles para resolver los pasos.


Casi empezaba a anochecer cuando recogíamos todo el material y comíamos un poco aún a pie de pared. De hecho en la vuelta hasta el pueblo nos pillaron las primeras luces de las farolas por la llegada del ocaso.
Estuvimos de nuevo en el bar La herradura, tomando unas cervezas como premio a un día de nuevas experiencias para la mayoría que supimos resolver de una forma bastante elegante. Una adecuada recompensa a unas horitas de escalada en Anguiano, en nuestro bautizo en roca.

Te puede interesar:
Situación escuela de Anguiano =
link a Google Maps.
Info y croquis de la escuela = en el
bar La herradura, carretera LR-113 junto al aparcamiento, por 2€.
Comer en Anguiano: en el propio bar La herradura.
Dormir en Anguiano: con la furgo en cualquier calle apartada al otro lado del río; se podría acampar/vivaquear a pie de vías

ESCUELA DE ESCALADA EN ANGUIANO
Nº sectores =
7.
Nº vías = 113.
Grados =
del V al 7c.
Material =
normal para deportiva.

2 comentarios:

  1. Como siempre, un repor como para quitarse el sombrero.
    Buen día para un bautismo de roca.
    Os portasteis muy bien.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Hola cuadrilla. Soy Pelle, uno de los equipadores de Anguiano y el que va haciendo poco a poco la guía. Espero que disfrutarais de lo lindo y ya sabéis, el punto de reunión para cualquier duda de las vías las encontraréis en el bar La Herradura.
    que la fuerza os acompañe
    Pelle

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.