miércoles, 2 de marzo de 2011

Repitiendo en Anguiano

Aprovechando los fines de semana que el tiempo se estabiliza y se presentan un poco más calentitos, tuvimos de nuevo la posibilidad de acercarnos a escalar en Anguiano. Conocemos la ubicación de los sectores y nos supone muy poco tiempo de acercamiento, el cual queríamos reducir al mínimo ya que íbamos a llegar tarde a la pared.
Como Eva y yo ya habíamos estado en la última visita (así lo contamos en JonyMao Travel) pero Hector no, le dejamos a él que comenzase el día en El Molino, V.

Comenzó con calma por el fresco y por los nervios de la primera trepada del día, intentando hacer los movimientos de forma controlada y con paciencia.

Pero al poco se empezó a encontrar bien y fue cogiendo soltura para ganar metros con más rapidez.

Acabó la vía en pocos minutos y nos cedió el turno para que, primero Eva y luego yo, pudiésemos calentar debidamente.
Pasamos a otra vía ya conocida por nosotros, Pachamama, V+, que fue la bestia negra de Eva en nuestra primera incursión a la escuela de Anguiano (así fue). Quizá por esto, fue ella la encargada de darle el primer intento, de forma absolutamente voluntaria. Se enfrentaba en los primeros metros de la vía, al paso que le había hecho desistir en aquella ocasión.

No sin dificultades y tras poner mucho empeño, consiguió sacar no solo ese sino los siguientes pasos. Se trata de una barriga que hace la pared mientras estás apoyado en una pequeña repisa, en la que es difícil agarrar nada en condiciones.

Peleó hasta la tercera chapa pero la energía invertida en el inicio de la ruta le hizo mella y en este punto decidió bajarse y ceder el turno.

Como Hector ya le había dado de primero, me dejó probar a mi, que no puse objeción alguna...

...y siguió haciendo de asegurador para que Eva tomase un pequeño reposo antes de volver a trepar.

A mitad de vía me encontré con un paso que se me atravesó un poco. Aunque ya había escalado en top-rope cuando estuvimos la primera vez en este sector, hacerlo de primero es otro cantar. Me vi obligado incluso de agarrar la cinta para poder ganar un poco de altura.

De esta forma conseguía una posición mejor para superar el punto comprometido.

Poco después alcanzaba el descuelgue y me bajaban para poder escalar la vía los demás. Primero Hector, al que vemos justo después del paso clave inicial...

... y, acto seguido, Eva se volvía a calzar y completaba perfectamente la ruta con el pequeño aporte de seguridad y confianza que da ver la cuerda por encima.

En un tic-tac llegaba a las chapas de arriba con mucha gracia y salero.

Después de esto, pasada ya la hora de comer, hicimos un breve descanso para llenar el estómago. El hambre pasaba factura y estaba haciendo que alguno de nosotros fuese perdiendo las fuerzas a pasos agigantados (no he dado nombre, ¡eh Hector!).
Volvimos un poco más a la derecha, a hacer una vía que acababan de desocupar y que Eva tenía en la mente desde la última visita. Se trata de Los Molineros, V+, con un inicio inclinado, que más allá de la mitad se hace vertical y que se complica bastante en las 2 última chapas.

Eva se encargó de montar hasta algo más de la mitad, bajándose en un punto en el que se quedó sin recursos y falta de fuerzas ya.
Nuevamente me cedía la vez y me encaramaba a la pared a estudiar la solución posible para ese paso que se le había resistido.

Conseguí chapar un par de seguros más, resolviendo el punto en el que Eva se había bajado, aunque no conseguiría llegar mucho más arriba.

El último tramo, con cierto desplome y agarres bastante más difíciles que hasta ese punto, se me cruzó completamente. Lo intenté de todos los modos que se me ocurrían, pero el factor miedo me hacía recular en todas las ocasiones.
En vista de la situación, me hice elegantemente a un lado dejándole a Hector el compromiso de solventar la papeleta de no vernos en la obligación de dejar material allí colgado.

En nada había alcanzado la penúltima chapa y se enfrentaba a los dos pasos clave en el recorrido hasta el descuelgue. Resolvió el primero con un agarre invertido y colocó la cinta expres como pudo, para poder enfrentarse al último examen de la vía que atacaría de una forma similar.

Habiendo solucionado este problema el camino se presentaba ya bastante asequible y colgó la cuerda sufriendo pero con aplomo y seguridad.

Yo no me resistí a la tentación de completar la vía aunque fuera en top-rope y, antes de que empezásemos a recoger, volví a subir haciéndome con la vía, tras un buen rato de forzar y sufrir mucho.

Cerrábamos así otro buen finde de escalada en Anguiano, con 3 vías en el zurrón, aunque solo una de ellas nueva. Como siempre marchándonos con ganas de volver cuanto antes.

Te puede interesar:
Situación escuela de Anguiano =
link a Google Maps.
Info y croquis de la escuela = en el
bar La herradura, carretera LR-113 junto al aparcamiento, por 2€.

ESCUELA ESCALADA ANGUIANO
Nº sectores =
7.
Nº vías = 113.
Grados =
del V al 7c.
Material =
normal para deportiva.

6 comentarios:

  1. Rectifico mi anterior comentario Jonny ... ya os vi en una anterior entrada haciendo escalada, y en está ocasión todavía más!

    Lo cierto es que SI, cada día os veo más en la montaña y menos por la ciudad ;-) algo que también nos pasa a nosotros, aunque no coincido contigo en lo de la escalada. Mi pánico a las alturas está creciendo en la misma medida en que lo hace mi pasión por el mar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Conrad, pues sí, ya ves ahora nos da por escalar jejeje. Que conste que a mi también me daba un poco de vértigo pero he aprendido a controlarme un poco.
    La verdad qeu cada vez más monte, pero enseguida prepararemos algo de ciudad, que también tiene su encanto. Y el mar... de momento creo qeu aún queda lejos, pero nunca se sabe jajaja,
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Parece que coincidimos en otra cosa Jony. No conocía esta escuela, a ver si me acerco un día de estos. Pero yo soy muyy novato. Un saludo a todo el "jonymao team" y enhorabuena de nuevo por las crónicas.
    Por cierto, gracias por descubrirme Pancorbo, paso por allí 4 veces al mes y sólo veía asfalto y camiones ...

    ResponderEliminar
  4. Hombre, Iván. No sabía que le dabaa a esto tmabién.
    Nosotros somos novatísimos y en Anguiano disfrutamos mucho. El sector El Molino tiene mucho V, V+ y 6º bajos y está a 1 minuto de la furgo.
    Los montes de Pancorbo siempre me llaman la atención. Enfrente del Castillete se pueden empalmar Valcavado, Meriendillas y Peña las Yeguas, algo que tengo pendiente. Y además tiene una escuela de escalada con unas 100 vías.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Os recomiendo el sector El Panel para hacer V+, 6a y 6a+ de moverse. Ideales para aprender a escalar y pillar movimientos.
    Que la fuerza os acompañe.
    Pelle

    ResponderEliminar
  6. Hola Pelle. Gracias por la visita, por el comentario y por las equipaciones.
    Como verás somos bastante novatos (este domingo un compi hizo "nuestro primer 6a" jejeje) pero ya estamos disfrutando bastante en esta escuela.
    De momento no salimos del sector El Molino, pero enseguida empezaremos a recorrer las paredes con vías asequibles a nuestro nivel y El Panel suena como casi seguro próximo objetivo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.