miércoles, 4 de abril de 2012

Mansilla de la Sierra

A principios del otoño pasado nos acercamos a conocer una parte de la geografía riojana que no puede verse habitualmente, el pueblo de Mansilla de la Sierra, pero el antiguo. Obligado a ser cubierto por las aguas del río Najerilla (además del Gatón y el Cambrones) en 1960 para que el generalísimo pudiese anotar otro pantano en su excelsa lista, vuelve a la superficie cuando la temporada estival es suficientemente seca.

HISTORIA DE MANSILLA
Mansilla, cuyo nombre proviene de Mensa, meseta de la sierra, fue ya un asentamiento romano que se basaba en la minería. Esta actividad se continuó desarrollando hasta el siglo XIX, contando con explotaciones de cobre, plomo y plata.
Antes de la creación de la provincia de Logroño, en 1833, Mansilla perteneció a la de Soria como villa eximida.
La idea de la creación de la presa para abastecer a los pueblos de la zona de riego y electricidad pertenece al gobierno de la República, que tenía como segunda opción su ejecución en la confluencia con el río Urbión, para no inundar el pueblo.
Sin embargo, Franco consideró esta variante como demasiado cara, y todo el pueblo, tras las duras protestas de sus vecinos, se vio arrasado por las aguas el Domingo de Ramos del año 1960.

En la actualidad, ya sólo quedan viviendo en Mansilla, en el nuevo pueblo, unas 65 personas, en comparación con las hasta 800 que llegaron a poblar la villa en la decada de los 50. La economía se basa casi únicamente en la ganadería y la agricultura.

Gracias al seco verano que tuvimos el 2011, los edificios del viejo Mansilla y hasta sus calles, emergieron de las aguas embalsadas permitiéndonos pasear por ellas evocando los recuerdos de las historias allí ocurridas.

Presa del embalse de Mansilla.

Vista de la parte trasera de la presa, con la central hidroeléctrica.

El nivel del agua es visiblemente escaso.

Panorámica del antiguo pueblo de Mansilla de la Sierra.

Bajando hacia las calles del pueblo.

Restos de Mansilla viejo y evidencias de la sequía.

Escasez de agua embalsada.

Río Gatón atravesando el viejo Mansilla con los puentes casi intactos.

Edificio en ruinas.

Interior del mismo edificio; se aprecian perfectamente 4 pisos.

Eva dando la espalda a la sierra de la Demanda.

Terreno agrietado.

Vista elevada del viejo Mansilla.

Colores en el agua.

El río Gatón es un hilillo de agua en esta época.

Restos de la antigua iglesia de Mansilla de la Sierra.

Interior de la iglesia.

Retratando.

Naturaleza inerte a la orilla del río Gatón.

Macrofotografía.

Iglesia del viejo Mansilla.

La furgo también estuvo.

Contraste de colores.

Vista del embalse de Mansilla.

4 comentarios:

  1. Hace un par de años pasé por ahí pero lo vimos desde el bus. Impresiona!!!!

    ResponderEliminar
  2. Una historia trágica que se remite en tantos pueblos...Muy buenas fotos.Saludos montañeros.

    ResponderEliminar
  3. impresionante la conservacion de los arcos de los puentes y de algunos edificios. muy buenas fotos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, GR10MADRID.
    La verdad es que para haber pasado 50 años desde que el agua lo cubrió todo, los edificios están en un estado bastante bueno... al menos unos pocos.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.