miércoles, 27 de marzo de 2013

Intento de invernal por Lizara


En esta temporada de nieves, que tan buenos momentos están dando a esquiadores, quisimos aprovechar un fin de semana completo en Pirineos. Establecimos nuestro destino en el valle de Echo, para movernos por el entorno del refugio de Lizara, desde donde emprenderíamos, teóricamente, un par de salidas invernales con objetivo de ascender a alguno de los picos que lo rodean.

El viernes por la tarde ponemos rumbo al noreste, en busca de un sitio donde hacer noche con la furgo. Elegimos dormir en el pueblo de Jasa, con objeto de encontrar algo de protección ante el frío, aunque luego veríamos que eso no era problema.
Aparcamos en una calle amplia con edificios en construcción, cenamos y al poco nos fuimos a la cama para madrugar al día siguiente intentando encontrar una nieve lo más transformada posible.


JASA, HUESCA:
Jasa es un pueblo pequeño, de aire puramente pirenaico, con casas de piedra y pizarra en los tejados. Calles empedradas, parque infantil, piscina y hasta colegio. Un lugar muy tranquilo en caso de querer huir del frío nocturno del Pirineo Aragonés.

Las empedradas calles del pueblo de Jasa.



DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:
A las 6:30 de la mañana nos poníamos en pie. Desayuno potente en el mismo pueblo antes de subir hacia el refugio de Lizara, desde donde queríamos partir. Aunque una vez allí, tuvimos que bajar un trecho por la carretera ya que la zona de aparcamiento estaba repleta.
Tras vestirnos y salvar el poco más de medio kilómetro de asfalto, pasamos junto al refugio ya pisando nieve. Ésta aparecía bastante blanda para ser tan pronto, pero decidimos seguir hacia arriba, pensando encontrarla un poco más dura en zonas más altas.
El plan era llegar a la Llana de Mistresa y desde allí observar posibilidades en función de la nieve y nuestro valor de ese día. Si no nos atrevíamos con alguno de los accesos por la Norte del Bisaurín, podríamos probar el Puntal de Secús o ir hacia el Este a los ibones de Estanés.
Pero invertimos cerca de 3 horas en recorrer poco más de 3 kilómetros. Esto, aparte de lo cansados que íbamos ya por la nieve suelta y pesada, nos hizo ver que era imposible acometer ninguna ascensión a pie si queríamos llegar con luz. Preferimos hacer unas prácticas de autodetención, antes de entrar al valle que da acceso a la Llana de Mistresa y volver al día siguiente con raquetas.
Tras un rato de revolcarnos por la nieve, emprendimos la vuelta, que lejos de resultar más rápida, se nos alargó sobremanera, al salirnos del recorrido más transitado y caminar por la zona de bosque donde la nieve estaba menos compacta.
Finalmente, 6 horas de pateo, con ningún objetivo conseguido pero con unas bonitas vistas de este bonito valle del pirineo occidental.


DATOS DE LA RUTA:
Teniendo en cuenta que no se finalizó según lo previsto.
  • Distancia: aprox 7 kilómetros
  • Desnivel: 300 m
  • Tiempo empleado: 6:00 horas || 5:00 horas en movimiento
  • Cimas: ninguna.
  • Material: básico invernal: botas, crampones, piolet, casco. Hubiera sido necesario el uso de raquetas.
  • Dificultad: paseo fácil por los alrededores del refugio de Lizara.
  • Track: no disponible


FOTOS DE LA RUTA:

El viernes de camino ya vemos en el cielo que parece se cumplirán los pronósticos de lluvias.

Colores vivos en las nubes.

Empezamos la marcha por la carretera que conduce al refugio de Lizara.

Las nubes cubren la cima del Bisaurín.

El cielo no da la impresión de que vaya a descargar mucha agua. Se empiezan a abrir algunos claros.

Primeros pasos en la nieve. Ya vemos que está muy blanda y que será un día pesado.

Aún no hemos recorrido 500 metros desde el refu, pero ya encontramos los primeros tramos empinados.

Huella marcada.

El sol asoma con fuerza.

La acumulación de nieve es enorme.

Hasta el refugio de Oldecua está parcialmente sepultado por el manto blanco.

Vista hacia el acceso por el Sur al Bisaurín.

Eva observa las onduladas formas que la nieve ha producido.

Me acerco al lugar en el que haremos las prácticas de autodetención.

Restos de un pequeño alud, provocado por la caída de nieve desde arriba de las rocas.

Remontando la pequeña pala por la que nos tiraremos.

Enfrente de nosotros se levanta esta imponente pared.

Eva se prepara para su primer descenso.

Probando una detención con los pies hacia abajo y mirando al cielo.

Eva, con una técnica mucho más refinada, practicando con los pies hacia arriba y mirando al cielo.

Foto de... ¿cima? La sonrisa no hay que perderla.

Restos de un alud.

De vuelta hacia el refugio de Lizara.

Esta pareja de sarrios nos dio una lección de como desenvolverse en este terreno.


ENTRADAS RELACIONADAS:

9 comentarios:

  1. Bueno, aunque no consiguierais hacer ninguna cima, disfrutasteis de un gran entorno nevado en los Pirineos, que eso ya es una gran recompensa, ...y con la sonrisa siempre en la boca, eso es primordial.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que mala suerte pillar la nieve blanda!! Es lo que tiene la Infanteria...tienes que pasarte a la Caballería!

    La foto de las nubes, brutal!!!

    ResponderEliminar
  3. Una zona muy chula, aunque la frecuento poco, ya que es un viaje largo para ir en el día desde Zaragoza. Si volveis, un buen pico, es el Castillo de Acher, y para ir en plan tranquilo con raquetas el aguas tuertas, Saludos

    ResponderEliminar
  4. El Bisaurín es un monte prominente con preciosas vistas. Buenas fotos.
    Practicar en ambiente no tiene precio,nos decía Simon E...
    Por cierto en un curso de alpinismo(hace ya tiempo) nos trajo al Bisaurín subiendo por Gabardito ,concrétamente a las laderas del pequeño refugio de Dios Te Salve.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Coincido con David Serrano, la foto de las nubes es una pasada!!!

    Muy buena técnica de descenso Eva!!! No es en serio ;).

    Otra vez será hermosos!

    ResponderEliminar
  6. El paseo y las vistas no os lo quita nadie.
    La foto de las nubes, en dos palanbras : EX...PECTACULAR
    Me gusta un monton.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por los comentarios.

    Con las nubes, parecía que íbamos derechos al infierno.

    David, habrá que volverse caballero, sí. Tengo ganas de probar el esquí para poder sacarle más partido a la temporada de invierno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Jonatan,
    Nosotros estuvimos en el Bisaurín este domingo.
    Tenéis que pasaros a los esquís !!! aunque sean unos cortos de aproximación. Eso de andar por nieve profunda es muyyyy cansado. Muy chula esa foto de las nubes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, David.
    Créeme, cada día estoy más cerca de probar los esquis, a ver si mejoramos algo jajaja.
    Saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.