lunes, 2 de diciembre de 2013

Ruta de las ermitas en Yebra de Basa


Como continuación (y final) de la parte deportiva del fin de semana que empezamos el día anterior con la ferrata del Sorrosal [ENLACE], hicimos una ruta senderista partiendo desde Yebra de Basa. Llamado la ruta de las ermitas, es el camino seguido por los vecinos del pueblo en su romería.

La romería a Santa Orosia desde Yebra de Basa, celebrada cada 25 de junio, es probablemente la más conocida del Pirineo debido a su encanto y belleza. Las gentes de todo el Serrablo afrontan la dura ruta al son del chiflo y el chicotén.


PREVIOS Y ACCESOS:
Después de haberlo conseguido el día anterior, para esta mañanera me resultó imposible hacer que la gente madrugase. Serían al menos las 9:00 cuando empezábamos a bajar a desayunar y todos nos íbamos poniendo en movimiento poco a poco.

Para el acceso a Yebra de Basa, punto de partida de la ruta, desde Pamplona o desde Huesca hay que alcanzar primero Sabiñanigo, por la A-12 a Jaca y la A-23 después, o por la A-23 respectivamente. Desde Sabiñanigo, seguir la nacional N-260.



DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:
Ya desde el Yebra de Basa, situados en su extremo Norte, vemos claras indicaciones hacia Santa Orosia. Salimos por pista transitable en dirección al monte que tenemos delante y, al poco, abandonamos la pista para comenzar a transitar por un sendero ancho cómodo. Curiosas son las formaciones de la roca y la tierra en estos primeros compases de la marcha.
Siguiendo las marcas del PR, ascendiendo incluso por tramos escalonados, alcanzamos rápido la primera ermita (fuera del pueblo), la de Coronillas. Pequeña y coqueta, con el interior encalado, nosotros cumplimos con la tradición y dejamos nuestra piedra amontonada sobre otras muchas.
El camino empieza a ganar pendiente y se conduce sin pérdida hacia el arroyo que discurre por el fondo del valle. A pesar de estar ya a principios de noviembre, el sol castiga estas latitudes y tenemos que ir despojándonos de prendas para no caer deshidratados. Encontramos a unos 2,5 kilómetros desde el inicio, otra ermita. Se trata de la ermita de Arrodillas, cuyo reducido interior es ocupado completamente por una gran roca.
La reanudación de la marcha desde este punto es costosa. La senda salva un duro repecho zigzagueando entre la sombra discontinua de los árboles. El esfuerzo y el calor nos hacen sudar sin compasión, pero quince minutos después alcanzamos el arroyo y podemos refrescarnos la cabeza con el agua fresca que baja desde lo alto del monte.
Pasamos a la parte umbría, avanzando a ritmo tranquilo. No llevamos grandes pretensiones físicas y cada uno sube a su "tran-tran". Poco a poco salvamos el desnivel hasta llegar a la ermita de San Cornelio, cuya parte superior, formada únicamente por una pared y la forma propia de la montaña, sólo visitamos los chicos. Ellas, que llegan rezagadas, enfilan directamente a la parte baja del templo, que aprovecha la enorme faja que secciona la roca.
Caminando por ella, pasamos bajo la cascada de agua que cae desde 35 metros más arriba, y que en estas fechas andaba escasa. En nuestro caso solo avanzamos un poco más, hasta la ermita de San Blas, ya que visto lo que nos había costado subir hasta ese punto, descartamos ya la posibilidad de llegar al final de la ruta, en la ermita de Santa Orosia.
Volvimos a la cascada y nos sentamos a almorzar a la sombra de la visera de roca, antes de retornar sobre nuestros pasos de vuelta al coche.


DATOS DE LA RUTA:
  • Distancia: 9,3 km (la ruta total son unos 17 km; 2 km más si se sube al Oturia)
  • Desnivel: 550 m (total unos 715 m; más de 1.000 m subiendo al Oturia)
  • Tiempo empleado: 4:00h total | 2:35h en movimiento
  • Cimas: ninguna.
  • Material: nada que reseñar.
  • Dificultad: técnicamente carece de dificultades reseñables, al igual que en cuanto a orientación. En cuanto al físico, no es un desnivel muy grande, pero cuenta con tramos de pendiente elevada.

CROQUIS Y PLANOS:
Croquis del recorrido y las ermitas visitadas (también se muestran las que no alcanzamos, en tono transparente).


FOTOS DE LA RUTA:

Primeros pasos saliendo de Yebra de Basa. Al fondo, arriba, ya se intuye la faja por la que discurre el camino de las ermitas.

Posando junto a uno de los carteles indicadores del recorrido.

Bonitas y curiosas las formas que toma aquí la tierra.

Todo el grupo.

El sol pega fuerte y ya nos hemos quitado bastante ropa.

Sendero cómodo y fácil en el primer tramo de la ruta. Estamos llegando a la ermita de Coronillas.

Ermita de Coronillas.

Seguimos el ascenso. No hay posibilidad de sombra en los primeros kilómetros.

Mirada atrás a la ermita que hemos visitado hace unos minutos.

Ermita de Arrodillas.

Mirada al inicio de la ruta, en el centro de la imagen.

Paso sobre el arroyo. El agua estaba fría, pero todos nos refrescamos con ella de los calores que teníamos.

Tramo empinado a continuación, ya con claras vistas a las ermitas más curiosas del recorrido.

Camino ancho con escalones y mucha piedra suelta. Al menos ya estamos en zona arbolada y avanzamos a la sombra.

Las niñas posan con la ermita de San Cornelio detrás.

Zoom descarado sobre la ermita de San Blas.

Ermita de San Cornelio, parte inferior.

Poca agua en la cascada, pero la vista es impresionante.

Foto típica. Imposible no caer en la tentación.

Eva y yo posando. No se me tengan en cuenta las pintas.

Ermita de San Blas. Aquí pondríamos fin a la marcha.

Foto de pseudo-cima.

Desde este balcón, nos asomamos a parte de la ruta de ascenso... y descenso.

Aquí vemos el siguiente tramo.

Otro posado.

Descendiendo por los tramos de conglomerado.

Huellas bien visibles gracias a las fuertes luces del segundo día de noviembre.

Llegando al inicio y fin de la salida.



ENTRADAS RELACIONADAS:

6 comentarios:

  1. Hola Jonathan, esas formaciones se llaman Margas. Es una pena que os dieseis la vuelta porque desde San Blas a Santa Orosia, practicamente es todo bajada y merece la pena ir hasta Santa Orosia.La ruta merece mucho la pena, además hay muchas alternativas para la vuelta y se pueden hacer varias circulares, incluso en btt, saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Madre!! ¡Qué velocidad!
    Gracias por las aclaraciones, Eduardo.
    La verdad que hubiese estado bien terminarla y ganas teníamos, pero había que volver ya a casa y no llevábamos muy buen ritmo, así que preferimos volvernos.
    Para próximas incursiones por la zona, ya sé a quién pedir información jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Este es uno de los muchiiiiisimos recorridos que tengo apuntados como pendientes en Pirineos.

    A pesar de que no llegasteis hasta el final seguro que os lo pasásteis de puta madre.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Jony,
    Esa ruta es un clásico de la zona baja de Valle de Tena, y como dice Eduardo yendo bien de tiempo se pueden hacer en circular bajando a diferentes pueblos. Bonitas fotos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Buena ruta! Yo también la tengo en pendientes desde hace tiempo, me quedé con las ganas en nuestra visita a Santa Orosía el año pasado, aunque si se tercia intentaré ir en primavera y ver esa cascada a pleno rendimiento, tiene que ser impresionante!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por los comentarios.
    Para los que aún no os habéis acercado, os lo recomiendo. Yo intentaré volver para completarla.
    Saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.