martes, 19 de noviembre de 2013

Ferrata Cascada del Sorrosal


El puente de todos los santos, tocó hacer casa rural con los colegas. Buscando algo de ambientillo, nos acercamos al Pirineo oscense, poniendo base en Biescas. Para aprovechar los días, elegimos como actividad más potente la ferrata de la Cascada del Sorrosal, sencilla pero con exposición y sobre todo muy bonita.
Aunque algunos ya habíamos hecho otra ferrata, la del Espolón de la Virgen en Rodellar [ENLACE], para otros iba a ser la primera y se palpaba la tensión ;)


ACCESOS Y PREVIO:
Aprovechamos todo lo que pudimos los días festivos, estando en Biescas del jueves al domingo. Nos alojamos en Casa Ane [ENLACE] y Jorge, el dueño, nos facilitó las cosas permitiéndonos una entrada y salida de la casa sin ninguna restricción horaria.

La ferrata se sitúa en el entorno del pueblo de Broto, al que llegamos por la N-260 primero y la N-260a desde Fiscal. Nosotros, desde Biescas, carretera directa de montaña por la N-260a.


DESCRIPCIÓN DE LA FERRATA:
Circulando por el pueblo de Broto ya vemos las indicaciones hacia la ferrata de la Cascada del Sorrosal, con lo que es fácil de localizar, y la pared y su cascada se ven desde muchos puntos. Dejando el vehículo en la parte Oeste del pueblo seguimos las fáciles indicaciones hacia la vía.
Emprendemos la complicada tarea de ataviarnos con la indumentaria ferratera: "¿cómo me pongo esto?", "A mi me falta un agujero", "¿Qué hago con esta cinta?"... toda una odisea.
La aproximación no lleva más de 5 minutos (en nuestro caso 10 por las numerosas paradas a retratar la cascada y a nosotros mismos). El camino está acondicionado, para que la gente se acerque a ver el impresionante salto de agua y las formaciones rocosas y sirve para ir haciendo ganas a medida que te aproximas a la pared.
La primera parte de la ferrata del Sorrosal es la más expuesta y la que salva gran parte del desnivel total. Se comienza con un tramo vertical y una primera escalera fabricada con sirgas lo que hace que baile un poco. A continuación se sube fácilmente por terreno algo más inclinado y con material más que suficiente para una fácil progresión.
Se cruzan un par de travesías horizontales, estrechas y con bastante patio, que dan mucho jugo a la actividad, antes de llegar a la plataforma bajo la tirada de escaleras. Allí aprovechamos nosotros para descansar y almorzar.
Para acceder a la pequeña cueva, que da paso a la segunda parte de la vía ferrata, primero hay que ascender unos 15 o 20 metros de escaleras totalmente verticales. Ya en la cueva, puede ser recomendable llevar frontal, aunque no es muy larga.
La salida nos mete directamente en el cauce del río Sorrosal, justo en la parte alta del salto de agua que da nombre a la vía. Esta segunda sección, absolutamente encañonada, pierde en exposición pero no en diversión ni mucho menos en belleza. Se recorren ambas paredes del barranco, cruzando de una a otra por medio de un puente tibetano.
Dejamos pasar a una pareja que viene mucho más rápido que nosotros, poco antes de llegar al ensanchamiento del barranco que da paso tercer y último sector de la vía. Se combinan tramos cortos verticales y sobre todo travesías en la roca o pequeñas sendas con línea de vida para proteger una más que difícil caída. De esta manera ganamos la parte alta de la montaña y tenemos una vista completa de la primera parte de la ferrata y de la cascada del Sorrosal en todo su esplendor.
No cantar victoria demasiado pronto, como nos sucedió a nosotros, pensando que ya habíamos acabado la ferrata al entrar en el bosque. Unos cuantos metros más allá hay algún tramo más equipado, sencillos y sin mucho desnivel que salvar, pero con cierto riesgo aún. ¡Que nadie se ponga contento antes de ver el cartel de fin de la ferrata! [FOTO]
El descenso a partir de aquí se hace por cómodo sendero perfectamente indicado, que en menos de media hora nos devuelve a Broto, para tomar la correspondiente cerveza.


DATOS DE LA FERRATA:
  • Vía: Cascada del Sorrosal
  • Longitud: 2,1 km en total || 600m equipado
  • Desnivel: 125m
  • Tiempo empleado: 3:30 h ferrata (ritmo muy lento) | Aproximación: 5' | Regreso: 20'
  • Cimas: ninguna
  • Material: kit de ferrata, casco. Llevamos cuerda doble de 60 m por si alguien necesitaba ayuda (vale con 30 m) y asegurador.
  • Dificultad: K-2 escala austriaca. Pasajes verticales con mucha exposición. Tramos de grapas, cadena y escaleras. Puente tibetano.
  • Info: web de Deandar
  • Foto 360º: web de aragón360grados


CROQUIS Y PLANOS:
Accesos

Croquis del primer tramo, antes de la cueva


FOTOS DE LA FERRATA:

Día fresco amanece en Biescas, pero parece que no tendremos problemas de lluvia.

Durante la difícil tarea de ponerse el arnés.

Una aproximación corta y que te va enseñando el "percal" a medida que te acercas.

Vista completa de la cascada del Sorrosal, la cueva y parte de la ferrata.

Primeras grapas.

Ya en la zona más inclinada. Avanzando muy juntos, sí, ya lo sé.

Guillermo cierra el grupo. Al fondo la poza bajo la cascada, de un turquesa perfecto.

En esta foto se ve la inclinación de este tramo.

Y en esta se ve el siguiente, que nos llevará hasta las escaleras. Éstas se ven a la derecha de la imagen.

Estrecha travesía con buena dosis de ambientillo.

Berta en la segunda escalera que encontramos en la vía, esta vez "estática".

Eva disfrutando. Ella y Guillermo cerraron el grupo todo el tiempo.

En la última travesía horizontal antes del almuerzo.

Bonitas vistas hacia Broto.

Finiquitada la pitanza, posamos en grupo con lo que nos viene por delante de fondo: tirada de 15 metros de escaleras verticales.

Subiendo. Aquí respetamos mucho más la separación de seguridad.

Así les veo yo.

Carlos a punto de pasar de las escaleras a una corta travesía volada.

Terminando las escaleras y entrando a la cueva.

Al final del corto tramo de gruta, que sale a la hendidura en la roca que forma el río Sorrosal.

Y así se ve la cascada desde arriba.

El cañón es una auténtica pasada.

La dificultad y la exposición han bajado considerablemente.

Berta superando el tibetano, uno de los puntos que más imponía de partida a todo el mundo.

Avanzando cerca del agua turquesa.

Guillermo explicando a la cámara cómo contrapear los mosquetones.

Vamos subiendo aprovechando los estratos de la roca.

La belleza de la ferrata se aprecia en todas direcciones.

Eva y Guillermo superan el último resalte vertical antes de abandonar la parte más encañonada.

Pozas para quedarse a vivir.

Berta en un tramo vertical que nos saca del cauce del río.

Guillermo, con Broto al fondo, en lo que pensábamos que eran los últimos pasos de la vía.

Foto de "cima" de la ferrata de la Cascada de Sorrosal... errónea.

Nos volvemos a poner los cascos, para terminar de verdad la actividad. Tramos sencillos y más bien horizontales, pero con mala caída.

Las chicas orgullosas posan con su obejtivo cumplido detrás.

Terminando, esta vez sí, la ferrata de la Cascada del Sorrosal.

Foto de "cima" buena.


ENTRADAS RELACIONADAS:

6 comentarios:

  1. Hola Jonathan, está ferrata es una de las más bonitas que he realizado, es sencilla, pero espectacular. Veo que os lo tomasteis con calma, me imagino que también haríais la de Santa Elena al ladito de Biescas. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me llama la atención la foto de la cabecera de la cascada sin el azud que alimentaba el canal del túnel, habría sido una pasada ver la riada que se lo llevó este verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Veo que al final ha caído la ferrata del Sorrosal, esta había que tenerla en el curriculum jejeje...bonita, expuesta, variada y espectacular sobre todo cuando se encajona, no me importaría repetirla el año que viene junto al barranco, aunque no me han hablado muy bien de la limpieza de esas aguas.

    Por cierto, he visto una foto en la que llevas la go-pro, ¿hay vídeo de la ferrata?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a los tres por los comentarios.

    Eduardo, sí que fuimos con calma, sí. Eramos 6, había gente novata y que pasaba miedo y fuimos tranquilos disfrutando de la actividad y las vistas... te puedes imaginar. La de Santa Elena estaba en mi mente, pero en esta gastamos el cupo de horas jejeje

    Dani, el video está cocinándose. Todavía no me doy mucha maña en esto de la edición. A ver qué sale.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  5. Preciosa actividad, y espero volver pronto a Broto.
    Como siempre, precioso repor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. De las pocas ferratas que he hecho, quizá no sea la más "deportiva", pero desde luego sí la más bonita, por la variedad del recorrido: la cueva y el barranco le dan mucho ambiente. Yo quise darle un poco de emoción aprovechando presas naturales en la parte que comentas de estratos de roca, y fue MUY MALA IDEA, ya que un bloque se desprendió y no me aplasto el brazo o algún dedo del pie de milagro.El puente tibetano cuando yo la hice (Junio 2012) era más bien "tronco tibetano", ya que los pies no pisaban en cable. Ahora saldrá más chulo aún.
    Enhorabuena sobre todo a los que se estrenaron.

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.