miércoles, 19 de agosto de 2009

Picos de Europa (II)

Día 2: Potes - Covadonga (retorno igual)
Distancia: 84 km // Tiempo: 2:00 h // Consumo: 8 L
Combustible: 7,68 € // Peajes: 0,00 € // Total: 7,68 €
Itinerario VíaMichelín
Nos levantamos a las 8:30, dándonos cuenta de que desperezarse en la furgo cuesta lo mismo que en casa.
Desayunamos mientras vemos como el resto del camping vuelve a la vida. Es una cosa que me gusta de los campings, ver cómo todo el mundo va espabilando poco a poco comportándose de la manera más normal delante del resto de los usuarios.
Completamos nuestras labores rutinarias de aseo y preparamos la que será la comida del día: unos bocadillos de tortilla.
Salimos a las 10:00 por la N-621 atravesando nuevamente el desfiladero de la Hermida. Ya en Panes nos desviamos por la AS-114 en dirección a Arenas de Cabrales, para poder acceder a Camarmeña y empezar desde allí la ruta por la garganta del Cares. Sin embargo, ya en la AS-264 nos pararían a causa de las obras en la carretera. Un trabajador del Ayuntamiento de Cabrales nos informa de que si queremos continuar tenemos que aparcar y coger el autobús.

En vista de la cola que ya había esperando decidimos seguir por donde veníamos para visitar los Lagos de Covadonga... y ¡sorpresa! Al llegar a Covadonga nos encontramos con que el proceso para acceder a los Lagos era el mismo.
Así las cosas, abonamos los 2€ de rigor en el parking P2 y los 7€ del autobús, que te lleva en tres cuartos de hora hasta allí. Aquí se puede consultar información de calendario, horarioy precios.
La carretera es estrecha, sinuosa y con mucha pendiente y es compartida con ciclistas y vacas.

Una advertencia para lo que quieran visitar este lugar: Agosto es el peor mes para hacerlo (como para hacer casi cualquier cosa), porque está lleno de gente.
De las dos rutas que se proponen

decidimos hacer la corta, de una hora de duración, para poder parar en los lugares que más nos apeteciese ver. Como el mirador del Príncipe, desde donde se ve la vega de Comeya

El recorrido te conduce, antes de llegar a los propios lagos, por la mina de la Buferrera, pasando por alguna de las galerías que se usaron durante la explotación de la misma.

De ahí pasamos ya al lago la Ercina, que está auna altitud de 1.108 msnm masificado en esta época del año, hasta tal punto que es imposible (o por lo menos lo intentas y se te quitan las ganas) tomar una buena fotografía de paisaje sin encontrar una decena al menos de personas en el encuadre.

Allí nos hicimos amigos de una vaca una vaca se hizo amiga nuestra. Fue un momento divertido: el pobre animal caminaba relajadamente en la dirección en la que nosotros estábamos sentados y la gente de alrededor, al ver el panorama empezó a levantarse y retirarse. Nosotros nos quedamos a sabiendas de que el bicho lo único que quería era moverse un poco. Cuando estaba a dos metros de nosotros varió el rumbo y estacionó justo delante de nuestras caras, a una distancia a la que, si me estiraba, podía tocarla.

El personal, todos con una risita nerviosa, empezó a echar fotos a la estampa. Una señora se acercó para retratarse junto a la vaca , atreviéndose incluso a tocarla... pero no duró mucho porque el cuadrúpedo intentó retirarse esa mosca cojonera girando la cabeza violentamente y haciendo aspavientos con los cuernos.
"Saca la foto rápido que tengo miedo" acertó a decir la mujer. Espero que comprendiese que a los animales tampoco les gusta que les estén toquiteando así porque sí.
El siguiente punto a nombrar es el mirador de La Picota, desde el que se obtiene una bonita vista de los dos lagos. Aprovechamos nosotros para tomar alguna instantánea elevada del lago Enol.

De allí bajamos ya hacia el parking, en el que ya se amontonaban cerca de 400 personas esperando para coger el autobús de vuelta. Y poco después serían el doble. Hicimos cola durante 20 minutos junto a un grupito de chicos y chicas que se había reunido después de conocerse durante un Erasmus y charlaban animadamente sobre sus correrías durante el período que duro el intercambio.
Durante la bajada hacia Covadonga, pude disfrutar del perfecto manejo que demostraba el conductor del autobús: usando el frenos de mano, cambiando de marchas, girando contoda confianza enesas curvas cerradas y en pendiente, atendiendo la emisora para ver como se encontraba el camino de bajada e informando a los que subían...
Hicimos parada en el Real Sitio de Covadonga, punto desde el que se inición la reconquista de España, cuando astures y cántabros firmaron aquí un pacto de resistencia contra la invasión árabe en el año 718. Aquí se le aparecería la virgen a don Pelayo, dándole fuerza para librar la batalla decisiva en el 722, enfrentado unos cuantos miles de hombres contra los más de 100.000 musulmanes.
Visitamos la basílica de Santa María la Real de Covadonga

que se impone al llegar a ella desde la carretera, erigida en lo alto del Cerro del Cueto. Las mismas nubes que desmerecían la imágen del lugar propiciaron el poder tomar esta fotografía

De ahí bajamos a la Cueva Santa donde se encuentran la imagen de la Virgen de Covadonga y la tumba de Pelayo.
Volvimos hacia el camping sin dejar de mirar lo bien conservados que se encuentran todos los pueblos de la zona, sin duda más por el turismo que por otra cosa. Además de las casas/alojamientos hoteleros, llama la atención la cantidad de horreos que se mantienen en pie relativamente bien avenidos.
Agradecimos muy mucho la ducha justo antes de ponernos a cenar morados. Ensalada de pasta y sachichas con patatas.
Antes ir a dormir, un poco de lectura sobre la ruta que emprenderíamos la jornada siguiente.


Descarga el viaje en pdf

Links de interés:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.