viernes, 14 de agosto de 2009

Ribadesella 08/09 (I)

Día 1: Logroño - Ribadesella
Distancia: 340 km // Tiempo: 5:30 h // Consumo: 30 L
Combustible: 28,80 € // Peajes: 12,80 € // Total: 41,60 €
Itinerario VíaMichelín
En el año 2006 ya acudimos al la fiesta que se monta en torno al Descenso Internacional del Sella. Aunque en tiempos lo que más llamaba a la gente era la competición de piraguas, en la actualidad hay más ente atraída por la fiesta paralela que por el evento deportivo en sí. En nuestro caso también es así.
A las 17:00 de la tarde del viernes partíamos los tres interesados, con nuestras tiendas, sillas, toldos, sacos, comida y bebida... pero, como veríamos después, sin mesas. Queríamos un viaje fluido y cómodo así que tomamos la AP-68 desde Logroño hasta Bilbao y continuamos por la A-8, la Autovía del Cantábrico, hasta la salida 319, que conecta con la carretera comarcal AS-263. En Unquera, donde el doble carril se convierte en uno único, encontramos una retención (es lo habitual en este punto) que nos llevó a recorrer apenas 5 kilómetros en una hora larga.
Elegimos la salida de la autovía antes mencionada, porque la que lleva directamente a Ribadesella por la rotonda de Llovio, iba a ser cortada al tráfico desde el viernes por la tarde obligando a estacionar en el aparcamiento de Truyes. Se encuentra a casi 2 kilómetros del centro del pueblo y no nos apetecía tener que depender del horario puesto para el autobús gratuito que el Ayuntamiento iba a proveer.
Se empezaron a ver tiendas de campaña ya en la entrada del barrio de Orellana, plantadas a doquier en cualquier terreno con unas mínimas disposiciones de permitir que las mismas no se cayeran o fueran atropelladas.
Nosotros aparcamos en la misma zona que ya usamos hacía 3 años, pusimos una tienda en la misma zona que ya lo hicimos hacía 3 años y pusimos otra tienda en un lugar más llano (la grande se encontraba en clara pendiente). Ésta era la distribución (el link a GoogleMaps):

Como llegamos un poco tarde, nos hicimos la cena a base de embutido y nos pusimos a echar unas copas antes de bajar al pueblo, que sería en torno a las 2:30 de la madrugada.

La fiesta en Ribadesella sale de los bares a la calle, donde cada establecimiento monta su barra y unas instalaciones de sonido (algunas con su propio DJ) para poder atender a toda la gente que se congrega estos días.
Nos encontramos con Jimmy (más bien le encontramos nosotros a él), con el guardia civil, con Javi nuestro maestro sidrero, y con miles de personas , cada una con su propia historia.



La vuelta a casa, muy en contra de lo que yo pensaba, la retrasamos hasta las 8:00 de la mañana. Yo llevaba el reloj dos horas y media retrasado (creía que eran las 5:30 y no lo sabría hasta la mañana siguiente) y me fui pensando que se me había hecho sumamente corto.
Cada cual se fue a su madriguera a intentar descansar para el día siguiente.


Descarga el viaje en pdf

Links de interés:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.