sábado, 23 de abril de 2011

BTT por la Sierra de Codés.

Por fin Jony lo consiguió, llevaba tiempo insistiéndome en probar la furgo en invierno y sin calefacción, pero yo que soy todavía un poco princesita le daba largas una y otra vez,………..no se por qué esta vez acepté y con una previsión de 4ºC para la noche, nos fuimos a la sierra de Codés, Navarra.
El motivo de elegir Aras para dormir fue que llevábamos tiempo mirando el parque eólico que se ve desde Logroño, y pensando que tenía que estar bien hacer alguna ruta BTT por las pistas que recorren el parque.


(Mírala a tamaño completo)

Así que el viernes sobre las 20:00 nos fuimos por allí, esa noche disfrutamos de una increíble noche despejada con una “superluna", un fenómeno único en el que el astro al encontrarse en su posición más cercana en 18 años coincide con la fase de luna llena.
Una pena que fuésemos incapaces de fotografiarla ya que siempre que salimos de viaje se nos olvida algo y en este caso fue el trípode... y con nuestro pulso… nada que no hubo manera de sacar la imagen de la superluna junto a los aerogeneradores (Sonia tendrás que esperar otra fotografía que puedas después dibujar)…una imagen preciosa.

Fotografía de ABC.
Encontramos un sitio cómodo en la c/ de la Fuente Vieja, en lo que es la carretera principal del pueblo, bastante llano aunque nada discreto ni alejado. Pero viendo la tranquilidad reinante en el lugar decidimos instalar allí nuestra vivienda de esa noche.

Cenamos y sin mucha demora nos metimos a dormir cubriéndonos con los sacos y con la colcha nórdica de casa, por miedo al frío. En esta ocasión decidimos, y a la postre sería la mejor decisión, colocar las esterillas tapando todas las ventanas, para evitar el frío que atraviesa la chapa y el cristal en nuestras cabezas.

Por la mañana nos despertamos muy a gusto, lentamente, con la sensación de haber dormido como en casa (incluso calentitos) y nos acercamos a la ermita de San Isidro, donde desayunamos en las mesas que hay junto a ella.

Allí se encuentra también la Fuente Vieja, punto por el que pasaremos unos minutos después con las bicis para subir hacia los aerogeneradores de la sierra de Codés.

Tras un maravilloso desayuno al aire libre, pronosticando las probabilidades de mojarnos, volvemos a la furgo a prepararnos para pedalear un buen rato, cosa que a Jony le lleva su tiempo.
Salimos por el mismo camino que habíamos hecho andando, y enseguida cogemos una pista que nos hace remontar la sierra rápidamente y sin descanso. Pronto vemos los que serán los protagonistas de la ruta: los aerogeneradores.

A estas alturas ya hemos salvado un buen desnivel que nos ha costado una buena sudada. Nos salva que el día se ha levantado encapotado porque si no nos podía haber dado una lipotimia. Las nubes tienen pinta amenazadora pero son bastante altas y no nos dan guerra de momento.

Desde esta cota tenemos vista hacia la vertiente Norte de la sierra, y también al santuario de Nuestra Señora de Codés y al camino que seguimos en nuestra reciente ascensión al Joar.

Nos movemos sobre una amplia y cómoda pista usada para la instalación y posterior mantenimiento de los aerogeneradores y que nos hace pasar a sus pies. Es de este modo como se puede apreciar la verdadera magnitud de estas máquinas de 60 metros de altura.

Tenemos además la suerte de que es un día con viento racheado y podemos, en ocasiones, ver la fuerza con la que giran las palas empujadas por las masas de aire y oir el ruido que producen al hacerlo.

La ruta es un continuo sube y baja que va añadiendo metros al desnivel acumulado y haciendo mella en nuestras piernas. No hay apenas tramos llanos; todo el tiempo estamos subiendo o bajando, en ocasiones en rampas de una inclinación importante.

El punto de inflexión planteado para darnos la vuelta era el pueblo de Lapoblación. Allí teníamos pensado para a comer un poco y emprender el regreso por un itinerario bastante similar... pero se nos olvidó coger la comida.
Muerto de hambre como nos encontrábamos en ese momento y en vista de que no íbamos a encontrar nada en ese lugar, nos acercamos hasta Meano, con la intención de poder comernos uno de sus famosísimos preñaos. Pero lo único que pudimos conseguir fue el pan, que tuvimos que rellenar con atún comprado en el bar de al lado. Aún así fue bocatto di cardenale; la panadería Domaica tiene una merecísima reputación... los domingos hacen hasta reserva por teléfono de los mentados bollos con chorizo.

Cansados pero con el hambre saciada, cogemos las monturas de nuevo y deshacemos el camino, comenzando con el kilómetro de subida que hay desde Meano a Lapoblación.
Poco a poco vamos recorriendo las mismas pistas disfrutando nuevamente con la imágen que crean los molinos en ese paraje natural.

El último tramo del recorrido lo hacemos diferente, bajando por una pista que también nos conduce entre los gigantes hasta el pueblo de Aras donde hemos dejado la furgo. Estos últimos kilómetros se hacen más llevaderos, al ser en su gran mayoría cuesta abajo, aunque también nos toca algún tramo ascendente que nos hace volver a sufrir.



Te puede interesar:
Información sobre Aras = link
a la Wikipedia.

DATOS DE LA RUTA
Distancia recorrida = 32,43 kilómetros.
Desnivel acumulado= 810 m.
Tiempo invertido = 4:04 (tiempo total).
Dificultad = Moderada, pista y caminos anchos, sin llaneos.

Mapa cartográfico = link.
Track GPS = ruta BTT por la sierra de Codés.


2 comentarios:

  1. Tanto miedo a dormir con frío en la furgo y pasamos hasta calor. Y encima dormiste mejor que yo... jajaja.
    A pensar en la siguiente

    ResponderEliminar
  2. no has puesto el perfil de la ruta, que me diste una paliza.........puffffffff

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.