jueves, 4 de julio de 2013

Ascensión a San Tirso y Bonete


Ascensión al San Tirso, en la sierra de Cantabria, y al característico pico con forma de gorro de obispo que le acompaña (y de donde toma el nombre), el Bonete de San Tirso. Lo haremos saliendo desde Bernedo y ascendiendo a éste último por la vía normal, usando el material de escalada clásica.


DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:
Partimos desde el santuario de Okón, un kilómetro a las afueras del pueblo de Bernedo. Hay sitio suficiente para aparcar y un área de recreo con mesas y espacio verde.
Se sale por camino evidente en dirección a la sierra, enseguida entrando en el hayedo (con gran ocupación de boj). Iremos tomando los primeros desvíos a la derecha hasta llegar a uno ya bastante arriba en un giro del camino que sigue hacia Kripán. En este momento cogeremos una senda que continúa en sentido Oeste hacia el collado entre el Bonete y el San Tirso. Gran parte del desnivel de esta ascensión ya lo hemos superado.

Nos acercamos a la ermita de San Tirso, que da nombre al monte y que aprovecha una cueva en su pared Norte. No hay mucho que ver, apenas una virgen tras una reja y mucha humedad filtrándose por las paredes. Sin embargo, puede ser un buen resguardo en días fríos de invierno.
Nos acercamos a la base de las trepadas para acceder al cordal cimero del San Tirso. Dejamos las mochilas tras unas rocas y acometemos el ascenso libres de peso. No reviste mayor dificultad, pero el piso está húmedo y un resbalón puede ser muy doloroso. En menos de 10 minutos pisamos la cima del San Tirso.
Tras las fotos de rigor para acreditar cumbre, volvemos sobre nuestros pasos, con cuidado en las secciones más empinadas y rocosas. Recuperamos el material y volvemos al collado, donde haremos una pequeña parada para comer y beber y después ponernos el material de escalar. Las nubes se ciernen sobre nosotros y sobre la cota del Bonete, pero no parece que vaya a llover.
Rodeamos el peñasco por el Sur, viendo las vías de escalada equipadas en esta cara, hasta llegar a la chimenea que hay al Este y que es su vía normal. Una pequeña, pero costosa jabalinada a través de los robustos bojs y nos situamos a pie de vía. Tania quiere ver cómo evoluciona la escalada antes de decidir si sube o no.

Usamos una cuerda doble atándome en el centro, ya que la ruta parece bastante corta. La primera sección no tiene gran dificultad, rondará el II y hay muchos agarres. La posibilidad de protección es grande, con buenas fisuras, troncos resistentes y salientes de roca. El tramo duro, de no más de 3 metros y grado III, está un poco más arriba de la mitad. Un paso de bloque con mucho ambiente y algo roto, pero fácil de superar. Monto reunión antes de llegar a la meseta cimera, para no forzar las cuerdas y porque es más fácil de montar. Laceo dos bloques de roca y coloco un friend para poner una buena R.
Como Tania decide no subir, Eva y Héctor se atan a ambos extremos de la cuerda y recorren la treintena de metros rápidamente. Unos momentos de duda en el paso clave y precauciones a la hora de organizarnos todos arriba y directos a cima.
El descenso lo hacemos mediante un rápel de unos 35-40 metros. La instalación se encuentra al Oeste del pico y está formada por 2 chapas con maillones. Nosotros sustituímos uno porque el que había estaba muy oxidado. Nudos de autoseguro, colocamos el descensor y para abajo por una placa cómoda y sin complicaciones.

Recogimos el material mientras charlamos con un chico que había visto nuestras maniobras y se había interesado por la dificultad de la ruta. La vuelta a la furgo la hicimos por el mismo sitio, en unos 40 minutos.


DATOS DE LA RUTA:
  • Distancia: 7,6 km
  • Desnivel: 650 m
  • Tiempo empleado: 5h total | 4h en movimiento (contando 2h de la escalada por ir muy lentos)
  • Cimas: San Tirso (1.334m) y Bonete de San Triso (1.276m).
  • Material: cuerdas dobles 60m, friends, empotradores, aros cosidos.
  • Dificultad: aproximación hasta las cimas sin dificultades más allá de la pendiente; orientación sencilla. Ascenso a San Tirso con pequeñas trepadas de I-II. Ascenso al Bonete por la normal, con pasos de III en terreno algo descompuesto (recomendable material de escalada). La vía no está equipada. Descenso destrepando por aquí o rapelando por el Suroeste (35m).
    ¡OJO! El rápel puede ser de algo más de 35 metros, cuidado con cuerdas de 70m simples. Revisar instalación, ya que los anclajes están algo deteriorados. Atención a los tornillos.


PLANOS Y CROQUIS:
Plano en planta con el recorrido:


Croquis de la vía al Bonete de San Tirso:





FOTOS DE LA RUTA:

El santuario de Okón, punto de inicio de la ruta. Hay un área de ocio con juegos, mesas y mucho espacio verde.

Iniciando el camino por pista en dirección a la sierra.

Entramos en el hayedo dónde hay una gran humedad ambiental. Se mantienen aún los colores luminosos gracias a la cantidad de lluvia caída.

El camino es cómodo y fácil de seguir, aunque en ocasiones aparece erosionado por la escorrentía.

En el tramo más alto del bosque, con predominio de boj y empezando a encontrar claros en la espesura.

Superamos el Bonete de San Tirso por su vertiente Norte.

En el collado que lo separa del San Tirso, yendo hacia éste.

Tania parada delante de la ermita de San Tirso.

Eva se introduce para ver su interior. Se ve lo bien que se aprovechó la cueva para su construcción.

Ermita de San Tirso.

Pequeña trepada en la base del San Tirso. Justo ahí dejamos las mochilas para acometer el último tramo más ligeros.

Vemos todo el camino que hemos recorrido, salvo lo cubierto por los árboles. El pueblo que se ve a la izquierda es Bernedo.

Tramos más empinados para acceder al cordal.

Queda poco para conseguir la primera cima del día.

Tania afronta los últimos metros, en los que quizá haya que echar mano al suelo.

Cima del San Tirso, 1.329 m.

Bonita, y típica, imágen del Bonete de San Tirso en la vuelta hacia el collado. Es normal que llame la atención.

Ataviados con los trajes de faena en busca de la siguiente cumbre.

Inicio de la vía, entrando por trepadas sencillas.

Tras superar la chimenea, salgo al pasito expuesto.

La calidad de la roca te hace dudar, pero es fácil de proteger.

Turno de Eva y Héctor.

Eva superando el bloque de grado III. El pie izquierdo se coloca sobre un apoyo bastante inestable.

Héctor en el mismo punto, mientras Eva espera antes de llegar a la reunión a que él haga el paso.

Aseguro el avance de Eva, sin colocar nada, hacia la cima, ya que el espacio en la reunión no es demasiado grande.

Héctor termina la ascensión mientras le recojo cuerda. Detrás de nosotros la cresta de Peña Alta.

Muchas opciones para colocar seguros: fisurero, friend y un enroque que hizo Eva para asegurar mi acceso a la cumbre.

Cima del Bonete de San Tirso, 1.276 m.

Instalación de rápel. Maillón nuevo pero con tornillos oxidados.

Dos tomas del mismo momento. Lanzo la cuerda hacia abajo.

Un descenso cómodo y sin dificultades. Héctor rapelando.



ENTRADAS RELACIONADAS:

7 comentarios:

  1. Hola Jony.

    Esta crónica demuestra que no hay que subir grandes alturas para realizar actividades como esta.

    Yo también soy partidario de asegurar si se puede todo lo que pase de II superior...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado, a ver si "engaño" al compi de trepadas para visitar ese bonete...

    ResponderEliminar
  3. Que envidia Jonny.
    Me encanta la ruta y la descripción y me he dejado las manos en muñón comiéndome las uñas de envidia por la ascensión.
    El año que viene habrá que hacer el curso de escalada a ver si me atrevo con esas aventuras.
    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  4. Unas cuantas veces he pasado por debajo del bonete... Gracias por enseñarlo visto desde arriba.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Un lugar que me trae buenos recuerdos...
    Haciendo recientemente la Travesía de Sierra Cantabria coincidimos con uno de Bilbo que nos dijo que había puesto el buzón.
    Me gusta (de verdad) ver que tenéis más cabeza que nosotros ,que lo subimos y bajamos sin ningún elemento de seguridad :( ,recuerdo superar una panza expuesta(no la nuestra)...
    Saludos colegas.

    ResponderEliminar
  6. Vaya Jony, te has equivocado, un escalador como tú tenía que haber subido por la pared por la que habeis bajado!!, que si la memoria no me falla está equipada y todo...;-)
    Pero bueno, está bien que me hayas picado, así la próxima vez que me asome por la Sierra de Cantabria no dudaré en subirlo, y con todos los detalles que has dado casi lo puedo hacer con los ojos cerrados!! saludos!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por los comentarios.

    Dani, hicimos la ascensión con material, para ir más seguros ante un posible resbalón y para practicar con las cuerdas.

    CHEBACA, a ti te sobra para esto y más jejeje.

    Ángel, conseguido el objetivo de picarte jajaja. Tú tampoco deberías necesitar mucha historia, que en peores plazas has toreado.

    Los demás, animáos que es muy entretenida y con buenas vistas.

    Saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios son fuente de motivación para la existencia de un blog. Si algo te gusta (o si no) coméntalo para que en el futuro siga habiendo nuevas entradas.